Buenos Aires, 25 de febrero del 2020

    Ahora viene lo más difícil en la agenda internacional de Alberto Fernández